SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.37 issue 1Medical Humanities at the School of Medicine - UdelaRIntracranial Haemangiopericytoma: Case report and literature review author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Archivos de Medicina Interna

Print version ISSN 0250-3816On-line version ISSN 1688-423X

Arch. Med Int vol.37 no. 1 Montevideo Mar. 2015

 

ARCHIVOS DEL INSTITUTO DE NEUROLOGÍA

 

Unidad de ACV en el Hospital de Clínicas: comportamiento clínico-epidemiológico de los pacientes con ACV (2007-2012)

Stroke Unit at the Hospital de Clínicas: clinical-epidemiological behavior in patients with stroke (2007-2012)

Dra. Claudia Camejo

Ex Profesora Adjunta de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dra. Cecilia Legnani

Ex Profesora Adjunta de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dr. Andrés Gaye

Profesor Adjunto de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dra. Beatriz Arcieri

Ex Asistente de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dra. Florencia Brumett

Asistente de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dra. Lorena Castro

Ex Asistente de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dr. Alfredo Peña

Ex Residente de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dr. Fabián Gómez

Residente de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dr. Juan R Higgie

Asistente de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dr. Federico Preve

Asistente de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

Dr. Ronald Salamano

Profesor de Neurología. Facultad de Medicina. UdelaR. Montevideo.

 

 

Resumen: Arch Med Interna 37(1): 30-35

Introducción: El ataque cerebrovascular (ACV) es una importante causa de mortalidad, discapacidad y demencia en el mundo y en nuestro país. Provoca un gran impacto económico ya sea por gastos directos o indirectos. Objetivos: Describir aspectos clínicos, factores de riesgo e indicadores que permiten un adecuado manejo del ACV en su tratamiento agudo. Material y Métodos: Se realizó un estudio descriptivo y prospectivo de los ACV ingresados en el Hospital de Clínicas, entre 2007 y 2012 aplicando un protocolo con escalas clínicas, etiopatogénicas y funcionales, con test estadísticos adecuados. Resultados: Se protocolizaron 784 pacientes: 75% infartos, 16% hemorragias y 9% AIT. La HTA fue el factor de riesgo más frecuente. Un tercio llegó a puerta antes de las 4,5 h. En infartos y AIT se disminuyeron los días de internación y se mejoró la funcionalidad a 6 meses. Conclusiones: La formación de equipos entrenados en el diagnóstico y tratamiento del ACV disminuyeron el tiempo de internación y mejoraron la funcionalidad de estos pacientes.
Palabras clave: Ataque Cerebrovascular (ACV), Infarto Cerebral (IC), Hemorragia Cerebral (HC), Accidente Isquémico Transitorio (AIT), Unidad de ACV.

 

ABSTRACT: Arch Med Interna 37(1): 30-35

Introduction: stroke is a major cause of mortality, disability and dementia all over the world as well as in our country. It has a significant economic impact due to direct or indirect costs. Objectives: to describe clinical aspects, risk factors and indicators allowing an adequate management of stroke in the acute phase. Material and Methods: we performed a prospective descriptive study of all stroke patients admitted into the Hospital de Clínicas from 2007 to 2012 using a protocol with clinical, etiopathogenic and functional scales and adequate statistical tests. Results: The protocol was used on 784 patients: 75% with brain infarcts, 16% with hemorrhages and 9% with TIA. High blood pressure was the most frequent risk factor. One third of the patients arrived at the ER before 4 ½ hours. Hospital stay days were reduced in strokes infarctions and TIAs and functionality was improved to 6 months. Conclusions: the setting up of teams trained in the diagnosis and treatment of stroke reduced the number of days of stay at hospital as well as the outcome of these patients.

Keywords: Stroke infarction, TIA, Stroke Unit, Cerebral infarction, Cerebral hemorrhage

INTRODUCCIÓN

El Ataque Cerebrovascular (ACV) es una patología frecuente, con alta tasa de mortalidad a nivel mundial y nacional(1,2). Se trata de una patología devastadora que constituye la causa más frecuente de discapacidad en nuestro país. Es una afección con impacto económico significativo, responsable de altos gastos directos e indirectos vinculados a la atención, tratamiento y rehabilitación de los pacientes(3-5).

La tasa de incidencia en Uruguay es de 181 casos/100.000 hab/año y su prevalencia de 8,6 casos/1000 hab(6,7).

En la última década del siglo XX el cuidado y tratamiento en agudo de pacientes con ACV en Unidades de ACV (UACV) ha demostrado disminuir la mortalidad, la dependencia funcional a corto y largo plazo, y la estadía hospitalaria(3,4,8,9).

En pacientes seleccionados (entre el 10% y el ­20%), el tratamiento con trombolisis intravenosa (TL)(10,11) ha demostrado disminuir la morbi-mortalidad a corto y largo plazo(12-15). La aplicación de esta estrategia terapéutica está limitada a pacientes con infarto cerebral agudo (hasta 3-4,5 horas) y sujeta a criterios de inclusión-exclusión rigurosos.

Desde junio del 2007 el Grupo de Trabajo en Patología Cerebrovascular del Instituto de Neurología del Hospital de Clinicas ha trabajado en el Proyecto de Unidad de Ataque Cerebrovascular (UACV) que ha recorrido diferentes etapas en la formación, consolidación y entrenamiento de un equipo multidisciplinario y especializado (neurólogos, internistas, cardiólogos, fisiatras, enfermeras, imagenólogos) en la atención de pacientes con ACV; y en la protocolización de pautas de diagnóstico y tratamiento de dichos pacientes basadas en evidencia y adaptadas a la realidad nacional(16).

Comenzó como una UACV móvil que recorría la emergencia y los pisos del Hospital de Clínicas. En el año 2009 se habilitó la UACV piloto, en el piso 2 del Instituto de Neurología en el marco del posicionamiento del Hospital como Centro de referencia en ACV. En el año 2010 el Hospital de Clínicas incluyó en su arsenal terapéutico el rTPA. Finalizado el quinto año de trabajo, el Grupo ha analizado diferentes datos que avalan la evidencia en cuanto a los beneficios para el paciente, el Hospital y del Sistema de salud, así como la realización de terapias de rescate agudo. En diciembre del 2011 se inaguró la UACV física definitiva con 4 camas en el Centro Cardiovascular y en marzo de 2014 se comenzó con guardias internas de Neurología los 365 días del año.

Del análisis de estos datos, surgen conclusiones de valor estadístico, relevantes en la atención y tratamiento de los pacientes con ACV.

OBJETIVOS

1.       Describir el comportamiento epidemiológico de la población de ACV del Hospital, entre 2007-2012 con respecto a edad, sexo, factores de riesgo, naturaleza y subtipo de ACV.

2.       Comparar días de estadía hospitalaria durante un año de la UACV (2010) con los datos de 2 años previos (1998 y 2005).

3.       Comparar el grado de dependencia funcional a los 6 meses de pacientes ingresados en la UACV con pacientes internados en otras salas del Hospital de Clínicas.

4.       Analizar el tiempo de demora de consulta en emergencia de los pacientes con ACV.

5.       Identificar criterios de exclusión para uso de TL en pacientes con Infarto Cerebral (IC).

6.       Cuantificar el número de pacientes candidatos a TL.

 

MATERIAL Y MÉTODOS

Se estudiaron prospectivamente todos los pacientes que consultaron en la Emergencia del Hospital de Clínicas con diagnóstico clínico-imagenológico de ACV: Infarto Cerebral (IC), Hemorragia Cerebral (HC) y Ataque Isquémico Transitorio (AIT) entre los años 2007 y 2012. Se excluyeron las Hemorragias Subaracnoideas.

Los pacientes fueron evaluados por integrantes del equipo de UACV, se aplicó el protocolo diagnóstico-terapéutico preestablecido(16) que incluye escalas clínicas y etiopatogénicas (Oxfordshire Community Stroke Proyect- OCSP(17), TOAST(18)), pronósticas (Escala unificada de estratificación de riego precoz de AIT- ABCD(19), Score de Hemorragia Cerebral(20)), así como la Escala de Glasgow(16), test de deglución(16), escala National Institue of Health Stroke Scale (NIHSS)(21), y escala de Ashworth(16).

Se recolectaron datos tales como el tiempo de inicio de los síntomas y de llegada a la Emergencia, factores de riesgo, antecedentes personales y familiares, medicación habitual, estudios paraclinicos realizados, evolución y grado de dependencia funcional aplicando el Índice de Barthel (BI) (22) y la escala de Rankin modificada(22), cuantificación de los días de estadía hospitalaria y lugar de estadía y criterios de inclusión-exclusión para el uso de TL. Los pacientes fueron controlados por el equipo, no solo en laUACV sino visitando los restantes pisos del Hospital.

Se compararon estadísticamente (Test de ANOVA p < 0,0001) los días de estadía hospitalaria del año 2010, con el año 1998 (Dra. P. Braga)(23) y con los datos del año 2005 (Departamento de Estadística del Hospital).

Con el objetivo de cuantificar y comparar el grado de dependencia funcional de pacientes ingresados en la UACV con pacientes internados en Salas de Medicina del Hospital de Clínicas, se aplicó el Índice de Barthel (BI), considerándose dependencia total o severa a BI menor o igual (<) 60, e independencia en actividades de vida diaria (AVD) a BI mayor o igual (>) a 61. El BI fue realizado al ingreso y a los 6 meses; se comparó el BI de pacientes ingresados en UACV con respecto a los ingresados en Salas de Medicina. Se aplicaron diferentes test de análisis estadístico de acuerdo a los datos analizados (Mc. Nemar y regresión logística).
 
RESULTADOS

Población
En los 66 meses (5,5 años) desde julio del 2007 a diciembre del 2012, consultaron 784 pacientes con ACV, 388 eran de sexo femenino (49,5%) con una media de edad de 68 años (16-96) y 396 de sexo masculino (50,5%) con edades entre 17 y 91 años (media: 66 años). El ACV predominó entre los 60 y 79 años, con mayor frecuencia en el sexo masculino entre los 50 y 69 años. (Figuras 1 y 2).





Factores de riesgo
Los factores de riesgo más frecuentes fueron: HTA (76%), tabaquismo (39%), diabetes (20%), dislipemia (22%). El 16% de los pacientes había presentado un ACV previo y el 8% un AIT previo. El 17% de los pacientes tenía arritmia cardíaca; el 7,5% estaba previamente anticoagulado y el 17% antiagregado (Figura 3). Se destaca que el 8% de los ACV no presentaron ninguno de los factores de riesgo antes mencionados, 28% presentaron 1 de ellos, 32% presentaron 2 factores y 32% entre 3 y 6 factores de riesgo.  

 

Naturaleza

El 75% (590) de los pacientes presentó IC, 9% (68) presentaron AIT y 123 (16%) HC. La media de edad de presentación fue de 68 años para los IC y AIT, y de 62 años para las HC. Tanto los IC como las HC predominaron en el sexo masculino (50,5%-49,5% y 56%-44%), mientras que los AIT en el sexo femenino (41%-59%) (Figura 4).


 

Infarto Cerebral

Con un promedio de edad de 68 años, 50,5% eran del sexo masculino. Clinicamente se presentaron 29% como infarto lacunar (LACI), 30% como infarto parcial de la circulación anterior (PACI), 20% como infarto de la circulación posterior (POCI) y 18% como infarto total de la circulación anterior (TACI). El promedio de NIHSS fue de 7,6 puntos. La etiología se confirmó como cardioembolia en el 23%, enfermedad de pequeño vaso en el 17%, aterotrombóticos en el 11,5%, indeterminados por estudios negativos 12%, por 2 causas posibles 5%, otras causas 2,5% y el 29% quedaron indeterminados por estudios incompletos. Permanecieron internados un promedio total de 14 días y en la UACV 4 días. El 9% de los pacientes con IC (52) se estudiaron en la emergencia con alta desde la misma. Fallecieron el 11% de los IC (64), en un promedio de 30 días, la mitad de ellos antes de los 10 días (Figura 5 y Tabla I).




 

AIT

Con un promedio de edad de 68 años. El 59% eran de sexo femenino. Con respecto a la topografía: 7% fueron retinianos, 63% del territorio carotídeo y 4% del territorio vértebro-basilar. En un alto porcentaje no se pudo determinar la topografía. Etiopatogenia: se confirmaron 10% aterotrombóticos, 13% cardioembólicos, 34% indeterminados por estudios negativos y 41% indeterminado por estudios incompletos. Según score ABCD 2, (escala predictora de riesgo de infarto precoz) se presentaron como AIT leve (1 a 3) el 34%, moderado (4 y 5) el 44% y severo (6 y 7) el 17%. La media al ingreso fue de 4 puntos. El 53% de los pacientes (36) se estudiaron en la emergencia. 28 de ellos se fueron de alta desde la emergencia. El resto permaneció internado un promedio de 3 días. Falleció 1 paciente (1,5%) (Figura 5 y Tabla I).

 

HC

Con un promedio de 62 años, 56% eran del sexo masculinos. El 67% de topografía supratentorial (31% lobares y 35% ganglio basales), el 20% infratentorial (cerebelo y tronco). Con respecto a la etiología 65% fueron secundarios a la HTA, 14% vinculados al alcohol, 9% a malformaciones (MAV o cavernomas), 4% angiopatía amiloide.

Promedio de días de internación 19 días. Fallecieron el 11% en un promedio de 21 días, un tercio antes de 10 días. (Tabla I).

Demora en la consulta (o tiempo síntoma-puerta)
De 590 pacientes con IC, 190 pacientes (32%) consultaron antes de las 4,5 horas. Por la forma de presentación 13% de los pacientes (80), notaron los síntomas al despertar y 125 pacientes no pudieron determinar la hora de inicio (Figura 6).  

 

Destino

El 13% (87) de los pacientes fueron dados de alta desde la Emergencia, siendo la mayoría AIT. 37 pacientes (5,5%) ingresaron a CTI o CI desde la emergencia o desde la sala, y 72% de los pacientes ingresaron al Hospital. La mortalidad del total de pacientes que no ingresaron al CTI fue del 10% (79 pacientes: 64 IC, 14 HC, 1 AIT); el 38% falleció antes de los 7 días de internación (Tabla I).

 

Estadía hospitalaria

El promedio total de internación fue de 14 días, y en la UACV los pacientes permanecieron un promedio de 4 días. Durante el año 1998 los días promedio de estadía hospitalaria de los ACV fue de 22,5, en el 2005 de 17,5 y con la formación de la UACV en el 2010 de 12,5 días, descenso estadísticamente significativo (p < 0,0001). (Figura 7 y Tabla II). Los IC estuvieron 24,8 días en 1998, 19 días en el 2005 y 12,2 en el 2010 (p < 0,0001). Los AIT permanecían 15 días en 1998, 16 en el 2005 y 3.6 días actualmente (p < 0,0001). Las HC tenían una estadía de 19 días en 1998, 16 en el 2005 y 15,6 en el 2010, descenso no significativo.

 

Trombolíticos (TL)

Cumplieron con criterios de TL 14,5% (86) de los IC (1,3 pacientes por mes). Analizados los criterios de exclusión se destaca que los IC que no llegaron en ventana terapéutica, o sus síntomas se iniciaron al despertar, o en horario indeterminado fueron el 44% (260). Otros criterios de exclusión fueron: edad mayor de 80 años (19%), causas clínicas (14%), y cardiovasculares (2%), por hemorragia sistémica (2%), y de laboratorio (2%) (Figura 8).  

 

Funcionalidad a los 6 meses

En una subpoblación de 47 pacientes se compararon funcionalmente los ingresados y tratados en la UACV (53%) con los ingresados y tratados fuera de la misma (sala de neurología general o sala de medicina).

Los 2 subgrupos de pacientes presentaron mejoría funcional significativa del BI a 6 meses. En la UACV del 48 al 92% y en sala del 68 al 91%. Hay que remarcar que la población de pacientes de la UACV estaba funcionalmente peor al ingreso (Figura 9).

La internación en la UACV se asoció a una probabilidad mayor de mejorar funcionalmente y cambiar de categoría en el BI, o sea de pasar a ser dependientes a independientes (de < 60 a > 61) (OR 4, IC 95% 1,2-17) (análisis multivariado por regresión logística).

 
DISCUSIÓN
 
El análisis epidemiológico de una población de ACV estudiada y tratada por un equipo multidisciplinario especializado en ACV demuestra las ventajas internacionalmente descriptas.

La población de ACV del Hospital de Clínicas se comportó en forma similar a otras en Latinoamérica desde el punto de vista epidemiológico (naturaleza del ACV, distribución en edad y sexo, factores de riesgo, mortalidad).(24-25)

Sobresale la HTA como factor de riesgo modificable presente en esta población en el 76%, predominando tanto en el IC (75,5%), AIT (80%) como en la HC (70%). Más de la mitad de esta población tenía 2 o más factores de riesgo.

La incidencia de ACV fue más frecuente entre los 60 y 79 años. Predominando siempre en el sexo femenino excepto entre los 50 y 69 años.

En todos los grupos etarios predominó el IC, excepto en menores de 19 años en que predominó la HC. La estadía hospitalaria disminuyó claramente para IC y AIT. La mayoría de los AIT se resolvieron desde la emergencia (36 pacientes: 53%), disminuyendo así los costos de internación y racionalizando la solicitud de estudios paraclínicos. La estadía de las HC permaneció estable en el tiempo, probablemente porque el tratamiento de las mismas sigue incambiado con los años.

La mortalidad total o por subgrupo impresiona disminuida con respecto a datos internacionales, creemos que se debe a que los pacientes con ACV graves (IC o HC) son derivados directamente a CTI, lo que impone un sesgo.

La UACV mejoró el pronóstico funcional a 6 meses, con un mayor número de pacientes independientes en AVD a mediano plazo; planteamos que ello fue debido a la sistematización en la atención de los pacientes, con un abordaje diagnóstico y terapéutico multidisciplinario, especializado, y también al inicio de la rehabilitación de forma precoz.

En esta población, 1,3 pacientes/mes serían potenciales candidatos para TL, cifra similar a otros centros de referencia, aún sin difusión del tema a la población.

El tratamiento TL es subutilizado a nivel mundial (20% de los ACV isquémicos) por la demora en el acceso de los pacientes a los servicios especializados en el tratamiento agudo de esta patología, y/o las demoras que se producen dentro del servicio en la recepción y estudio de estos pacientes.(26-27)

La causa de exclusión más frecuente en esta población fue el tiempo de llegada de los pacientes a Emergencia.

La instrumentación de campañas de educación pública, la coordinación y activación de protocolos diagnóstico-terapéuticos (Código ACV) permitirán que se incluyan más candidatos en la ventana terapéutica del uso de TL.
 
CONCLUSIONES
 
La formación de equipos multidisciplinarios y entrenados en el diagnóstico y tratamiento del ACV han demostrado internacionalmente, y ahora en el Hospital de Clínicas, la disminución en el tiempo de internación y la independencia funcional. Esto incidiría en al impacto económico generado por esta patología, permitiendo disminuir costos institucionales y de rehabilitación a mediano y largo plazo, y precoz reintegro social y laboral de la población económicamente activa. Nuestro centro demuestra que las UACV son posibles y efectivas.(3-26)
  
REFERENCIAS
 
1.       Malmgren R, Warlow C, Bamford J, Sandercock P. Geographical and secular trends in stroke incidence. Lancet 1987;2:1196-2000.         [ Links ]

2.       Bamford J, Sandercock P, Dennis M. A prospective study of acute cerebrovascular disease in the community: the Oxfordshire Community Stroke Project 1981-86, 1: methodology, demography and incident cases of first-ever stroke. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 1988;51:1373-1380.         [ Links ]

3.       O¨mer Saka, MD, MSc; Victoria Serra, MSc; Yevgeniy Samyshkin, MSc. Cost-Effectiveness of Stroke Unit Care Followed by Early Supported Discharge. Stroke 2009;40:24-29.         [ Links ]

4.       Launois RGM, Megnigbeto AC, Le Lay K. Estimating the cost-effectiveness of stroke units in France compared with conventional care. Stroke 2004;35:770-775.         [ Links ]

5.       Feng Zhu H, Newcommon NN, Cooper ME.Impact of a stroke unit on length of stay and in-hospital case fatality. Stroke 2009;40:18-23.

6.       Hochmann B, Coelho J, Segura J, Galli M, Ketzoian C, Pebet M. Incidencia del accidente cerbrovascular en la ciudad de Rivera, Uruguay. Rev Neurol 2006; 43 (2):78-83.         [ Links ]

7.       Ketzoian C, Rega I, Caseres R. Estudio de prevalencia de las principales enfermedades neurológicas en una población del Uruguay. La Prensa Médica Uruguaya. 1997;17:9-26.         [ Links ]

8.       Adams R, Alberts G, Alberts M, et al. Update to the AHA/ASA Recommendations for the Prevention of Stroke and TIA. Stroke 2008; 39:1674-1652.         [ Links ]

9.       Langhorne P, Pollock A, on behalf of The Stroke Unit Trialists’ Collaboration. What are the components of effective stroke unit care. Age Ageing 2002;31:365-371.

10.     The National Institute of Neurological Disorders and Stroke rt-PA Stroke Study Group. Tissue plasminogen activator for acute ischemic stroke. N Engl J Med 1995;333:1581-7.         [ Links ]

11.     Sacco R, Adams R, Albers G, et al. Guidelines for prevention of stroke in patients with Ischemic Stroke or TIA, AHA/ASA Guidelines. Stroke 2006;37(2);577-617.         [ Links ]

12.     Wahlgren N, Ahmed N, Davalos A. Thrombolysis with Alteplase for acute ischemic stroke in Safe Implementation of Thrombolysis in Stroke-Monitoring Study (SITS-MOST): An observational study. Lancet 2007;368:275-82.         [ Links ]

13.     Wardlaw JM, Murray v, Berge E and del Zoppo GJ. Thrombolysis for Acute Ischemic Stroke. Stroke 2010;41;e445-e446.         [ Links ]

14.     Fagan S, Morgenstern L, Pettita A. Cost-effectiveness of tissue plasminogen activator for acute ischemic stroke. Neurology 1998;50:883–890.

15.     Solomon NA, Glick HA, Russo CJ. Patient preferences for stroke outcomes. Stroke 1994;25:1721-1725.         [ Links ]

16.     Arciere B, Legnani C, Camejo C et al. Manual diagnóstico y terapéutico de la Unidad de ACV. Instituto de Neurología. Hospital de clínicas. Edición 2010.         [ Links ]

17.     Bamford J, Sandercock P, Dennis M, Burn J, Warlow Ch. Classification and natural history of clinically identifiable subtypes of cerebral infarction. Lancet 1991;337:1521-26).         [ Links ]

18.     Adams et al. Classification of Subtype of Acute Ischemic Stroke. Definitions for Use in a Multicenter Clinical Trial. Stroke 1993;24:35-41.         [ Links ]

19      Rothwell PM, Giles MF, Flossmann E. Asimple score (ABCD) to identify individuals at high early risk of stroke after transient ischaemic attack. Lancet 2995; 366:29-36.

20.     Hemphill III JC, Bonovich DC, Besmertis L. The ICH Score. A simple, reliable grading scale for intracerebral Hemorrhage. Stroke 2001; 32: 891-897.         [ Links ]

21.     Goldstein LB, Bertels C, Davis JN. Interrater reliability of the NIH stroke scale. Arch Neurol 1989; 46:660-662.         [ Links ]

22.     Sulter G, Steen C, De Kayser J. Use of the Bartex Index and modified Rankin Scale in acute stroke trials. Stroke 1999; 30: 1538-1541.         [ Links ]

23.     Braga P, Ibarra A, Rega I, Servente L, Benzano D, Ketzoian C, Pebet M. Ataque cerebrovascular: Un estudio epidemiológico prospectivo en el Hospital de Clínicas de Montevideo. Rev Med Uruguay 2001; 17: 42-54        [ Links ]

24.     Lavados PM, Sacks C, Prina L. Incidence, 30-day case-fatality rate, and prognosis of stroke in Iquique, Chile: a 2-year community-based prospective study (PISCIS project). Lancet. 2005; 365: 2206-2215.         [ Links ]

25.     Uchino K, Risser JM, Smith MA. Ischemic stroke subtypes among Mexican Americans and non-Hispanic whites: the BASIC Project. Neurology 2004; 63: 574-576.         [ Links ]

26.     Govan L, Weir CJ, Langhorne P. Organized Inpatient (Stroke Unit) Care for Stroke. Stroke 2008;39;2402-2403.         [ Links ]

27.     Phillip A. Scott; Chris J. Temovsky; Kate Lawrence. Analysis of Canadian Population With Potential Geographic Access to Intravenous Thrombolysis for Acute Ischemic Stroke. Stroke 1998;29:2304-2310.         [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License