SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.36 issue 2Historical Perspective of Internal Medicine in the Western WorldWhich patients with a potential trauma of the cervical spine and spinal cord should undergo imaging studies?: Evidence-Based Guideline author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Archivos de Medicina Interna

Print version ISSN 0250-3816On-line version ISSN 1688-423X

Arch. Med Int vol.36 no. 2 Montevideo July 2014

 

In Memoriam

Prof. Dr Juan Miguel Cat Monsegur

 

Archivos de Medicina me honra pidiéndome una semblanza del Prof. Dr. Juan Miguel Cat Monsegur, así como me compromete al desafío de destacar sus excepcionales cualidades científicas y humanas y hacerlo en su justa medida. Miguel no era un hombre proclive al exceso de adjetivación.

Sus abuelos, Cat y Monsegur, fueron argentinos: Cat de Entre Ríos y Monsegur de Buenos Aires.  Este último llegó a ocupar el cargo de Viceministro Argentino de Educación, poseía una vasta cultura artística y fue un benefactor de las artes.

Miguel perdió su padre joven y vivió en Buenos Aires durante 4 años con su abuelo Monsegur, educándose en el Colegio Champañat y en el entorno de una rica vida artística y cultural.

Se traslada nuevamente a Montevideo, completados sus estudios en el colegio Sagrado Corazón Ex Seminario y en la Facultad de Medicina, donde se gradúa de médico en mayo de 1963.

Al culminar sus estudiose se presenta al concurso de Jefe de Clínica Médica, iniciando así su carrera asistencial y docente en la Clínica del Prof. Dr. García Otero, a quien recordaba con admiración y de quien fue dilecto alumno.

Desempeñó el cargo en la sala Argerich del Hospital Maciel, siendo su primer practicante interno Marisa Grolero, con quien contrajo matrimonio tres años después.

Juntos dieron el concurso de Médico Tisiólogo Ayudante del MSP, ambos con excelentes pruebas, pasando Miguel a desempeñar el cargo en el Hospital Pasteur y ella en el Dispensario Central.

Todos los cargos que ocupó, tanto en la Facultad como en las demás instituciones en que actuó, fueron obtenidos por concurso, llegando a ocupar en todos ellos el máximo escalafón.

En el Laboratorio Glaxo obtuvo, por llamado a concurso abierto, el cargo de Médico Director.  En el Sanatorio Larghero culminó como Médico Internista Jefe y en el CASMU como Jefe de Medicina Interna.

En la Facultad de Medicina lo conocimos como docente de la Clínica Médica del Prof. Dr. Manlio Ferrari en el Hospital Maciel y posteriormente en el Hospital de Clínicas.

En el Servicio del Prof. Manlio Ferrari fue desde joven fue destacado, reconocido y respetado por quienes integraban entonces ese excepcional servicio: Profs Drs Alfredo Navarro, Carlos Oeningher, Gilberto Martínez Prado, Fernando Muxí, Gonzalo Lapido, José Scherchener , Roberto De Bellis, Milton Portos, Hugo Bielli, Norberto Tavella, Nelson Mazzuchi, Laura Rodríguez, Ana Castiglioni, por quienes sentimos particular admiración, así como por infinidad de colegas y estudiantes de dentro y de fuera del servicio.

Para algunos, algo reservado más que distante, pero reconocido por todos por su gran capacidad y honestidad científica basada en el estudio y vasta experiencia clínica.

Estas cualidades hicieron de él el referente, el consultante y el maestro de quienes lo rodeaban y, en particular, de médicos jóvenes y residentes que encontraban en él apoyo científico, siempre dispuesto a atender una consulta y resolver junto al enfermo una duda diagnóstica, terapéutica o de conducta a seguir, con la actitud que lo caracterizaba, respeto por el colega, por el paciente y por la verdad.

Al cesar el Prof. Dr. Manlio Ferrari como profesor, la Clínica, a cargo del Prof. Dr. Gonzalo Lapido se trasladó al Hospital Maciel y a su cese, en 1987, es designado, el Dr. Juan Miguel Cat, profesor.

Al frente de la Clínica Médica 1 actuó como un verdadero profesor, tanto para estudiantes de pregrado como para los de posgrado, siempre con gran generosidad asistencial y docente. Sus principales dotes: estudio, inteligencia, experiencia, honestidad, la verdad científica se traslucían en sus clases de anfiteatro, en las reuniones científicas, junto al paciente y en la actitud y diálogo con todos.

Su actuar fue un ejemplo de vida que sembró en muchas generaciones.

Al cesar en la Cátedra por límite de edad, colaboró en la Escuela de Graduados, particularmente en la Comisión de Educación Médica Continua, así como en el CASMU en la comisión de estudio de mortalidad intrahospitalaria.

En 1980 fue designado Presidente de la Sociedad de Medicina de Montevideo; fue también fundador y presidente de la Sociedad de Medicina Interna del Uruguay en 1984.

Siendo aún Profesor el Dr. Manlio Ferrari, la Clínica se vincula al Servicio del Prof. Dr. Carlos Reussi de Buenos Aires, Miguel Cat pronto se gana el respeto y la consideración de todos los médicos de la Sociedad de Medicina Interna de Buenos Aires, así como de la Asociación Médica Argentina, por lo que fue invitado como conferencista en infinidad de jornadas científicas.

Fue designado miembro consejero y miembro consultante de la Asociación Médica Argentina y posteriormente Miembro de Honor de esta misma institución. Fue también miembro fundador de la Sociedad Latinoamericana de Medicina Interna y por reconocida actuación distinguido como Maestro de la Medicina Latinoamericana.

Su actividad científica lo llevó también a participar en congresos en Méjico, Chile, Estados Unidos y España.

Viajero incansable, conoció y disfrutó de múltiples lugares de particular interés en todo el mundo.

Autor de 98 trabajos publicados, dos de ellos premiados y coautor de diversos libros, destacándose el de Semiología por su amplia difusión entre los estudiantes de medicina.

Su hobby fueron las carreras de caballos y así como en la medicina, fue gran conocedor, disfrutando plenamente de ello.

Considero que es deber de justicia recordar siempre a quien fue uno de los valores más sólidos de nuestra escuela médica, a la que prestigió dentro y fuera del país.

Fue un auténtico profesor, ateniéndose a los hechos y a la observación personal, puso particular atención en la historia clínica y en el examen cuidadoso para demostrar razonando el valor inestimable de la clínica.

Con su calidad docente y su actitud sembró valores que emanaban de su honesto rigor científico.

Seguramente sus enseñanzas y sus rasgos nunca se borrarán de quienes fuimos sus discípulos.

La vida a él y a Marisa les dejó de herencia un hijo, que les dio nietos, que fueron en sus últimos años su mayor alegría y felicidad.

 

Dr. Carlos Salveraglio

Profesor de Clínica Médica

Ex Director de Clínica Médica”1”

Facultad de Medicina. UdelaR.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License