SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 issue1Medical College of Uruguay author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Archivos de Medicina Interna

Print version ISSN 0250-3816On-line version ISSN 1688-423X

Arch. Med Int vol.35 no.1 Montevideo Mar. 2013

 

 

In Memoriam

Profesor Ignacio Miguel Musé Sevrini

(1941-2012)

 

 

El mes de diciembre del año pasado nos trajo la penosa noticia del fallecimiento del Prof. Ignacio Miguel Musé. Esta noticia caló hondo a nivel de la medicina nacional, y muy especialmente en la comunidad oncológica. También Archivos de Medicina Interna pierde a uno de los integrantes de su Consejo Ad Honorem, y entusiasta promotor del acercamiento de la SOMPU (Sociedad de Oncología Médica y Pediátrica) a dicha publicación.

Su actuación en el ámbito profesional y universitario fue extensa y polifacética.

Desde muy joven mostró su pasión docente. Es así que siendo estudiante discurrió como Ayudante de Investigación del Departamento de Bioquímica. De allí en más creció en su carrera, accediendo al cargo de Prof. Agr. de Clínica Médica. Fue además Asistente de Clínica de Endocrinolgía y Metabolismo.

Pero a la actividad a la que le consagró todos sus esfuerzos fue a la Oncología. Allí sus logros fueron enormes. Contribuyó a crear la Oncología Médica como especialidad.

Fue socio fundador y presidente la SOMPU. Durante 17 años estuvo al frente de la Cátedra de Oncología Clínica, entre 1987 y 2004; y, como solía decir, nunca dejó de ser y sentirse un estudiante, “teniendo el privilegio de pasar toda mi vida en el espacio universitario”.

Además de esta proficua actuación, hay que reconocer sus aportes a la puesta en marcha del Laboratorio de Oncología Básica y Biología Molecular (LOB) de la Facultad de Medicina. Fue vicepresidente de la Comisión Honoraria de Lucha contra el Cáncer (CHLCC) desde su creación hace 21 años; allí impulsó con visión moderna e innovadora el desarrollo de muchas de sus áreas así como proyectos de investigación que apoyaba la CHLCC.

En el Ministerio de Salud Pública (MSP) tuvo un breve pasaje por la Dirección del Instituto Nacional del Cáncer (INCA), promoviendo la idea de la construcción de su actual Hospital. Culminó su actividad pública organizando y dirigiendo el Programa Nacional de Control del Cáncer (PRONACAN), en el año 2011.

Esta larga y tal vez incompleta enumeración de cargos, actividades y concreciones bastaría para medir la estatura profesional de Musé, pero todo ello es solamente la parte superficial y más visible de su personalidad. Hay que saber que cada uno sus actos a lo largo de la vida médica, en la que demostró inteligencia, creatividad y gran honestidad personal estuvo guiado por algunas pocas figuras a las que guardaba profundo afecto.

En sus inicios, el pasaje por la Clínica Médica del Prof. A. Morquio le confirió un agudo sentido clínico y un rigor científico casi obsesivo. Con ese bagaje caminó enseñando generosamente dentro y fuera de la Universidad.

La formación oncológica la adquirió en Francia en el Servicio del Prof. G. Mathé, lo que le permitió ver y asimilar el funcionamiento de una estructura modelo en que clínica e investigación marchaban en paralelo, donde las decisiones diagnósticas y terapéuticas se tomaban luego de un proceso de discusión e intercambio de conocimientos bajo la modalidad de comité de tumores.

Todo ello lo extrapoló a nuestro medio, creando estructuras asistenciales de interconsulta y tendiendo lo que llamaba puentes entre la clínica y las ciencias básicas.

Tal vez lo menos conocido de su actuación universitaria haya sido el período en que integró el Consejo de la Facultad de Medicina. En aquel difícil proceso de transición hacia la democracia su referente fue el Prof. P. Carlevaro. Siempre recordaba el equilibrio y ponderación de las actuaciones del Consejo, que hizo gala de esas virtudes no tan comunes en dicha época.

Por tanto, reflejado en las figuras de sus tres profesores: Morquio, Mathé y Carlevaro, amalgamó como no muchos han logrado: rigor científico, perspicacia clínica, visión madura de la oncología y templanza universitaria.

Estamos seguros que las jóvenes generaciones de oncólogos tienen ya un referente ejemplar.

 

Dr. Alberto Viola Alles

Profesor Agregado de Oncología Médica

Facultad de Medicina, UdelaR, Montevideo

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License