SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.91 suppl.1Prevention of hospital-acquired infections. Respiratory infection agentsInter-hospital transfer of infants with respiratory infections author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Related links

Share


Archivos de Pediatría del Uruguay

Print version ISSN 0004-0584On-line version ISSN 1688-1249

Arch. Pediatr. Urug. vol.91  supl.1 Montevideo Dec. 2020  Epub Dec 01, 2020

http://dx.doi.org/10.31134/ap.91.s1.11 

Pautas

Medidas de prevención de infecciones intrahospitalarias

Preventive measures for hospital-acquired infections

Medidas para prevenir infecções intra-hospitalares

1Prof. Clínica Pediátrica. . Facultad de Medicina. UDELAR.

2Prof. Agdo. Clínica Pediátrica. . Facultad de Medicina. UDELAR.

3Prof. Clínica Pediátrica. . Facultad de Medicina. UDELAR.

4Prof. Unidad Cuidados Intensivo de Niños. Facultad de Medicina. UDELAR.

5Prof. Clínica Pediátrica. . Facultad de Medicina. UDELAR.

6Prof. Agda. Clínica Pediátrica. . Facultad de Medicina. UDELAR.

7Prof. Adj. Medicina Familiar. Facultad de Medicina. UDELAR.

8Adj. Dirección HP-CHPR. ASSE.

9Coordinadora Plan Invierno. . HP-CHPR. ASSE.

10Supervisora Área UCIN. . HP-CHPR. ASSE.

11Depto. Enfermería. HP-CHPR. ASSE.

12Lic. Enf. Depto. Enfermería. HP-CHPR. ASSE.

13 Prof. Adj. Cátedra Pediatría Intensiva de Niños. Facultad de Medicina. UDELAR.

14Asistente Clínica Pediátrica. Facultad de Medicina. UDELAR

15Supervisora CREA. HP-CHPR. ASSE.

16Supervisora CREA. HP-CHPR. ASSE.

17Asistente Clínica Pediátrica. Facultad de Medicina. UDELAR.

18Lic. Enf. Comité Infección Intrahospitalaria. HP-CHPR. ASSE.

19Prof. Agda. Clínica Pediátrica. Facultad de Medicina. UDELAR.

20Adj. Dirección General CHPR. ASSE.

21Médico. Depto. Patología Clínica. HP-CHPR. ASSE.

22Médico. Depto. Patología Clínica. HP-CHPR. ASSE.

Introducción

Las infecciones intrahospitalarias (IIH) son muy frecuentes. Tienen consecuencias a nivel sanitario, económico y social. A nivel sanitario aumentan la morbimortalidad. Las consecuencias económicas están representadas por el incremento en la duración de estadía hospitalaria y el uso de recursos materiales y humanos. Desde el punto de vista social generan ausentismo escolar y laboral y distorsión en la dinámica familiar.

En este capítulo se hace hincapié en las medidas de aislamiento que se aplican con la finalidad de evitar la propagación del microorganismo desde su reservorio al huésped susceptible, e interferir en la cadena epidemiológica. Estas medidas se aplican con independencia del diagnóstico o patología de base, y durante todo el período de transmisibilidad del agente, información que es proporcionada por el Ministerio de Salud (MS)1. Es importante recordar que se aísla el foco y no al paciente, y se protege al paciente y al personal del equipo de salud.

Las precauciones estándares y las medidas de aislamiento se basan en el mecanismo de transmisión particular de cada germen. Entre las primeras se encuentran el lavado de manos y el uso de equipos de protección personal (guantes, sobretúnica, tapaboca, gafas, gorro). Las medidas de aislamiento dependen de si la transmisión del agente es por gotitas, respiratorio o por contacto2).

Lavado de manos1-3

Es la medida más sencilla y efectiva para combatir las IIH. La técnica consiste en humedecer manos y antebrazos con agua y jabón, común o antiséptico, mojando ambas manos, friccionando palma, dorso y zonas interdigitales, por lo menos durante 30 segundos. El secado debe hacerse con papel descartable. El cierre de la canilla se hace con este papel. Evitar alhajas y conservar las uñas cortas favorecen la asepsia de las manos.

El lavado de manos puede aplicarse a libre demanda. Es necesario: al ingreso a la guardia, antes de entrar a la habitación, antes y luego de tener contacto con el paciente, luego de manipular fluidos corporales, luego de salir de la habitación, luego de la remoción de guantes, y al finalizar la guardia.

Se denomina desinfección rápida de manos a la aplicación de una solución antiséptica. Se aplica cuando no hay suciedad visible, en un máximo de cinco veces. La desinfección rápida no sustituye el lavado de manos.

Equipos de protección personal1-3

Se hará hincapié en la forma de retirarse el equipo de protección personal. Éste debe descartarse como residuo contaminado, en bolsa roja o amarilla.

Guantes. En el momento de retirarlos deben mantenerse las áreas expuestas o contaminadas en contacto entre sí. Un guante retira al otro, manipulando al inicio la parte exterior de ambos guantes. Al retirar el segundo, se le da la vuelta, para que la superficie externa quede del lado de adentro y de tal forma que el primer guante quede adentro del otro.

Sobretúnica. Se retira desde el interior. Se da la vuelta para que la zona contaminada permanezca en el interior. Se cuelga en la habitación por la parte menos expuesta.

Tapaboca quirúrgico o simple. Se retira desatando los lazos, manejando a través de ellos, y se descarta. Se aconseja colocárselo antes de entrar a la habitación y retirárselo luego de salir.

Tapaboca de alta eficacia o N95. Se recomienda para prevenir varicela, sarampión, tuberculosis y gripe. Es de uso individual. Se guarda en una bolsa de papel y puede utilizarse durante siete días4.

Hay dos maneras para retirarlo. Una forma es deslizar las bandas elásticas en sentido antihorario, primero la superior y luego la inferior, sosteniendo el tapaboca a través de éstas. Otra forma es sostener ambos lazos por los laterales y deslizarlos conjuntamente en sentido horario hasta retirarlo completamente.

Gafas. Son reutilizables. Para retirarlas se sujeta un lateral, se desliza en sentido antihorario, retirándolas totalmente. Luego se lavan y se secar.

Gorro. Se retira manipulándolo desde el lado interno.

Medidas de aislamiento1-3,5

Incluyen las precauciones estándar y las medidas para prevenir los mecanismos de transmisión aérea, por gotitas y por contacto. El MS creó cartillas donde se identifica el tipo de transmisión, las medidas de aislamiento a aplicar, en qué consisten y cuánto dura el período de transmisibilidad. Estas cartillas son de diferentes colores, para que sea más fácil su identificación. Son lavables y deben estar colocadas en la puerta de la habitación1).

Transmisión aérea. Mecanismo aplicable a partículas menores de 5 micrones, como los microorganismos causantes de varicela, sarampión, tuberculosis, gripe. Las medidas para prevenir su contagio son: lavado de manos, uso de tapaboca de alta eficacia, internación en habitación individual, traslado del paciente con tapaboca simple e higiene respiratoria. La cartilla del MS que indica las medidas de prevención es de color azul.

Transmisión por gotitas. Mecanismo que utilizan microorganismos mayores de 5 micrones. Las medidas para prevenir su contagio incluyen: lavado de manos, uso de tapaboca simple al estar en contacto directo con el paciente (menos de 1 metro de distancia), habitación compartida por cohortes (mantener separación de más de 1 metro entre unidad y unidad) o individual, uso de sobretúnica, traslado del paciente con tapaboca simple e higiene respiratoria. En niños menores de 6 meses no es necesario el uso del tapabocas. La cartilla del MS para este grupo es de color verde.

Transmisión por contacto. Esta forma de transmisión la utilizan microorganismos que tienen como reservorio elementos inanimados, la piel o fluidos del paciente. Las medidas que previenen la contaminación son: lavado de manos, uso de guantes de higiene al tomar contacto con la piel del paciente, fluidos corporales o fómites próximos a él y uso de sobretúnica. Durante el traslado del enfermo se debe evitar el contacto innecesario con superficies que puedan estar contaminadas. Es necesario educar al paciente y su familia para restringir las visitas y evitar contacto con elementos innecesarios. La cartilla del MS que especifica estas medidas es de color rojo.

Bibliografía:

1. Ministerio de Salud. Recomendaciones para la prevención y control de infecciones hospitalarias. 2013. Disponible en: www.msp.gub.uy. Consulta: 22 marzo 2019. [ Links ]

2. Ponce de León S, Soto JL. Infecciones Intrahospitalarias. México: Mc Graw-Hill Interamericana, 1996. [ Links ]

3. Organización Mundial de la Salud. Centro para el control y prevención de enfermedades. Control y prevención de infecciones nosocomiales. 2003. Disponible en: www.cdc.gov/spanish/. Consulta: 22 marzo 2019. [ Links ]

4. Cuestas E, Olivares M. La mascarilla quirúrgica posee la misma eficacia que la mascarilla respiratoria N95 para prevenir la gripe en trabajadores de la salud. Evid Pediatr 2009; 5:82 [ Links ]

5. Centro Hospitalario Pereira Rossell. Comité de Infecciones. Manual de normas y procedimientos para el control de infecciones intrahospitalarias. Montevideo: CHPR, 2010. [ Links ]

Nota: Catalina Pírez, Gabriel Peluffo, Gustavo Giachetto, Amanda Menchaca, Walter Pérez, Héctor Telechea, Fabiana Morosini, Rosario Taboada: Médico Pediatra. Catalina Pírez: Integrante Depto. Pediatría y Especialidades. ASSE. Karina Machado: Médico Pediatra Coordinadora Asistencial Depto. Pediatría y Especialidades. Natalia Cristoforone: Médico. Especialista Medicina Familiar. Directora HP. CHPR. Mariela Alamilla, Victoria Acosta, Mabel Bruneto, Bárbara Toscano: Licenciada Enfermería Héctor Telechea: Médico Pediatra. UCIN. María Assandri: Unidad Gestión de camas. HP. CHPR. Bárbara Toscano: Unidad Capacitación. HP. CHPR. Eduardo Rompani, Martín Notejane: Médico Pediatra CREA. HP. CHPR. ASSE. Mónica Pujadas: Médico. Pediatra. Comité Infección Intrahospitalaria. HP. CHPR. ASSE. Pedro Cladera: Médico. Especialista Patología Clínica. Ex Jefe Depto. Patología Clínica. HP. CHPR. ASSE. Gabriela Algorta, Adriana Varela: Médico, Laboratorio Microbiología.

Nota: Colaboradores que suministraron información para este manuscrito: Clínicas Pediátricas. Dpto Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. Elizabeth Assandri. Médico. Pediatra. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0001-5071-9062 Federica Badía. Médico. Pediatra. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0003-1434-6048 Nancy de Olivera. Médico. Pediatra. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0001-7682-7109 Margarita Halty. Ex Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0003-0316-9269 Soledad Pandolfo. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0003-1933-2198 Lorena Pardo. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0002-4827-5893 Martín Vázquez. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0002-7916-167X Alejandra Vomero. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0002-4796-2624 Cristina Zabala. Prof. Adj. Clínica Pediátrica. Depto. Pediatría. Facultad de Medicina. UDELAR. 0000-0003-3413-7083 Carmina Alcaraz. Lic. Registros Médicos. Jefa Dirección Registros Médicos. HP. CHPR. ASSE. 0000-0002-7239-8826

Nota: Todos los autores declaran haber colaborado en forma significativa

Nota: Este trabajo ha sido aprobado unánimemente por el Comité Editorial

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons