SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.28 número1Granulomatosis con poliangeítis: el nuevo nombre de la granulomatosis de Wegener índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista Médica del Uruguay

versión impresa ISSN 0303-3295

Rev. Méd. Urug. vol.28 no.1 Montevideo mar. 2012

 

Compatibilidad entre fármacos para su uso en infusores elastoméricos por vía subcutánea

Dra. Adriana Della Valle, Lic. Fátima Mesa, A/E Adriana Treglia

Hospital Central de las Fuerzas Armadas. Montevideo, Uruguay

Recibido: 16/3/12

Aceptado: 16/3/12

Los infusores elastoméricos representan un importante avance en la administración de fármacos en forma continua tanto en el ámbito hospitalario como en el usuario ambulatorio, logrando mantener los valores plasmáticos de los fármacos constantes, asegurando un mejor control sintomático, y redundando en una mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Resulta invalorable su aporte en los tratamientos oncoespecíficos como en los sintomáticos de pacientes terminales.

Su uso en cuidados paliativos está ampliamente difundido, sobre todo en forma ambulatoria con la consiguiente reducción del costo económico de las internaciones y la facilidad técnica en relación con el manejo del dispositivo.

La medicación se administra por vía subcutánea de elección ya que esto nos ofrece mayor eficacia por asegurar una biodisponibilidad del fármaco cercana a 100% y mayor seguridad, comodidad y autonomía al paciente y su familia, con un bajo índice de complicaciones (3%)(1-4).

Sin embargo, se debe tener especial cuidado en la elección de los fármacos para garantizar la compatibilidad de sus combinaciones.

La posibilidad de precipitación aumenta proporcionalmente con el número de los fármacos empleados y sus dosis, recomendándose no superar la mezcla de tres fármacos(1).

Sin embargo y según nuestra experiencia en el área, existen varias combinaciones seguras y que no aumentan el riesgo de complicaciones respecto a su uso en monoterapia.

Se realizó una prueba de compatibilidad entre los fármacos de uso subcutáneo más utilizados en la Unidad de Cuidados Paliativos del Servicio de Oncología del Hospital Central de las Fuerzas Armadas (tabla 1).

Encontramos que furosemide precipita con la mayoría de los fármacos utilizados y ranitidina no puede combinarse con levomepromazina ni con midazolam.

El resto de las combinaciones son estables y facilitan el abordaje de los síntomas más frecuentemente encontrados en nuestra práctica clínica.

Cabe destacar que también es de amplio uso en nuestra unidad la dexametasona por vía subcutánea. Únicamente puede mezclarse con clorhidrato de morfina a 1%, ya que con el resto de los fármacos precipita, provocando irritación local a nivel del tejido subcutáneo, por lo cual siempre la administramos por una vía subcutánea independiente.

Bibliografía

1. de Miguel Sánchez C, Riestra Fernández A, Molina E. Vía subcutánea: indicaciones y manejo. JANO 2009; 1734: 23-5.

2. Corrales E, Porta J. Uso de la vía subcutánea. In: Porta J, Gómez-Batista, Tuca A, eds. Control de síntomas en pacientes con cáncer avanzado y terminal. Madrid: Arán, 2004.

3. Hospital Psiquiátrico de Álava. Comisión de Farmacia y Terapéutica. Administración de fármacos subcutáneos. Bol Inf 2006; 5: 1-2.

4. Lucendo Villarín A, Noci Belda J. Infusores elastoméricos en la administración de fármacos. Enfermería Clínica 2004; 14(4): 242-8.